Traducción literaria para traductores

El pasado 19 y 20 de abril se realizó en la sede de APTIC el curso «Traducción literaria para traductores», impartido por Carlos Mayor, y al que tuve ocasión de asistir, y de quedarme maravillado. Fueron 6 horas intensas, en que tuvimos tiempo de oír, debatir y aprender mucho más de lo que el tiempo, a priori, parecía dejarnos.

El aforo era reducido, cosa que contribuyó a la fluidez y la cercanía en que se desarrolló el taller. Carlos Mayor, a quien bastantes de vosotros ya conocéis, es un traductor literario y editorial con largo recorrido; el invitado perfecto sobre el que arrojar sin timidez todas nuestras dudas sobre el fascinante mundo de la traducción literaria. Los puntos que tratamos fueron justos, pero imprescindibles. ¿Cómo funciona el mercado editorial, y cuál es el papel que juegan los traductores en él hoy en día? ¿¿Cuáles son los aspectos profesionales y fiscales que lo caracterizan? ¿Cómo acceder, o tener un primer acercamiento, al tan a menudo temido mundo editorial? Además, tuvimos tiempo de tocar asuntos más pragmáticos e igual de interesantes, como por ejemplo la puntuación de los diálogos en español, o la variedad de métodos de trabajo que emplean los traductores literarios.

El público lo formamos una amalgama bastante heterogénea de traductores profesionales e iniciados, desde gente que ya se dedica a la traducción literaria y editorial, a recién licenciados, a traductores con otras especialidades o personas afines al lenguaje que sentían curiosidad por este ámbito. Eso permitió multitud de perspectivas distintas, pero todas confluyentes, sobre la profesión. El tono, el ritmo y el enfoque, en mi opinión, no podrían haber sido más adecuados.

Soy muy, pero que muy, partidario de este tipo de actos. Creo firmemente que la gran mayoría de talleres, charlas, seminarios y demás eventos sobre traducción se organizan con una finalidad muy necesaria: la de abrir las puertas de la profesión a todos aquellos que estén interesados. Los traductores somos pocos, y a menudo poco visibles, por eso es tan fantástico estar en contacto, compartir dudas y soluciones entre nosotros. Como ya me ocurrió con la pasada edición de El Ojo del Polisemo, salí de allí el sábado al mediodía pensando: «Ojalá mañana fuera viernes por la tarde de nuevo. ¡No quiero que se acabe!»

Como otras asociaciones de traductores, APTIC apuesta firmemente por la socialización, la formación continua, y la universalidad de los recursos y conocimientos; y eso no tiene precio, sobre todo para aquellos que empezamos y tenemos muy claro que nos queremos dedicar a esto. No hay nada como ser testigo del amor y el respeto que los grandes profesionales sienten por la traducción. Bien por Carlos Mayor, bien por APTIC, ¡y bien por la traducción!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s