traducción jurídica

Posgrado de traducción jurídica de la UAB (II)

En la última entrada hablé de mi experiencia y opinión del posgrado de traducción jurídica de la UAB que realicé este curso, y prometí escribir otra con la información básica para aquellos interesados, o decididos, a hacerlo. ¡Empezamos!

INFORMACIÓN DE INTERÉS GENERAL

– Se trata de un posgrado presencial 100%, de 9 meses de duración, en la que se combinan las clases teóricas y prácticas.

– Hay 30 plazas disponibles en total, por lo que se trabaja con un grupo de estudiantes reducido, hecho que facilita la interacción, la proximidad con el profesorado, y la confianza en el grupo.

– Hay asignaturas que tienen más carga teórica (sobre todo las primeras, dedicadas al derecho español y anglosajón) y otras que son eminentemente más prácticas (es decir, las dedicadas a la traducción propiamente dicha de alguna rama del derecho)

– Consta de un total de 40 créditos ECTS (es decir, unas 200 horas lectivas en total), pero con un calendario bastante ligero, pues se tiene en cuenta la variedad de perfiles que presentan sus estudiantes.

– A modo de ejemplo, el año pasado las clases eran los martes y los jueves, de 17:00 a 20:00 o 20:15, y algunas asignaturas se realizaban los viernes por la tarde. Así pues, y aunque pueda haber algún cambio este año, las clases son 2 o 3 días por semana, en horario de tarde.

– El curso empieza a mediados o finales de setiembre, y finaliza la primera o la segunda semana de junio.

– Como ya comenté en la otra entrada, podrán acceder a este posgrado aquellas personas que provengan de los grados o licenciaturas de traducción e interpretación, filología y derecho. También pueden matricularse aquellas personas que provengan de otros estudios, aunque deberán poseer un muy buen conocimiento de la lengua extranjera. Los estudiantes de las dos últimas carreras tendrán una carga lectiva superior, pues al inicio tienen una asignatura de introducción a la traducción de la cual los licenciados en traducción e interpretación están exentos.

– En la página web del posgrado se explica también que los alumnos que no provengan de traducción e interpretación deberán pasar una pequeña prueba de aptitudes lingüísticas y de traducción, aunque lamentablemente no conozco en qué consiste.

– Un apunte interesante de este posgrado, y que no cité en la anterior entrada, es que existen diferentes combinaciones de lenguas; es decir, siempre que haya suficientes matriculados que lo soliciten, existe la opción de realizar el curso para las lenguas siguientes: catalán, francés y alemán, además del ya estándar inglés-español. Así que si os interesa especializaros en traducción jurídica del francés, por ejemplo, poneros en contacto con Carmen Bestué, coordinadora y profesora del posgrado, y preguntadle sobre esa opción. Si otra gente lo solicita, y hay suficientes alumnos, se creará un grupo paralelo para la combinación lingüística que se requiera.

IMPORTE Y FECHAS DE MATRÍCULA

El precio del posgrado varía en función de los estudios de los que provengas:

– Para estudiantes provenientes de traducción e interpretación y de derecho, el precio del posgrado es de 1800€.

– Para los provenientes de otras titulaciones, el precio es de 2000€, pues realizan más créditos en forma del módulo de introducción a la traducción.

Hay dos plazos para hacer la matrícula. El segundo plazo se abre solo si existen plazas libres una vez cerrada la primera matriculación.

– La primera matriculación puede realizarse del 2 al 25 de julio.

– La segunda matriculación estará abierta del 3 al 25 de setiembre.

Ambos periodos de matriculación deberán realizarse en el Departamento de Traducción e Interpretación del Campus de Bellaterra de la UAB.

Imagen

Cabe mencionar que existe una beca de colaboración académica para un estudiante, aunque para este curso ya está cerrada (o eso pone en la página web, al menos). En caso de que a alguien le interese saber más sobre el funcionamiento y los requisitos de esta beca, podéis poneros en contacto conmigo, y yo os proporcionaría el contacto de la compañera que desempeñó estas tareas el curso pasado.

Si has llegado hasta aquí leyendo, primero, déjame darte las gracias; y segundo, voy a obsequiarte con la primicia del posgrado para el curso que viene. Empieza por “Prácticas de traducción en” y acaba en “organismos internacionales”. Y que junto dice, evidentemente, prácticas de traducción en los organismos internacionales. Cortesía de Gemma Capellas, grandísima traductora y profesora, debido a que tiene una vasta experiencia como traductora de los principales organismos internacionales y una energía contagiosa brutal. Este pasado curso hicimos la prueba piloto, un poco el embrión de lo que va a ser ya oficialmente a partir del curso que viene: la posibilidad de realizar una pasantía en diferentes organismos internacionales para tener una primera incursión de lujo en el funcionamiento y el trabajo de traducción en las más altas esferas comunitarias e internacionales. Como veis, pisamos fuerte.

Una última recomendación: podéis echar un vistazo a las opiniones de varios alumnos del pasado año en la página web del posgrado, en el apartado “¿Qué opinan los ex alumnos?”, así como consultar el listado de asignaturas y de docentes.

Y por supuesto, si alguno de vosotros tiene preguntas más específicas sobre el posgrado, o desea consultarme cualquier otro aspecto relacionado con él, por favor, no dudéis ni un segundo en poneros en contacto conmigo. Estaré más que encantado en ayudaros (¡en lo que pueda!).

Advertisements

Posgrado de traducción jurídica de la UAB (I)

El pasado jueves 13 entré por última vez a la UAB como estudiante. Hice el último examen del posgrado, que para mi sorpresa, fue el que más tiempo tardé en acabar; tres horas y cuarto de traducción de contratos de préstamo hipotecario y de contratos de compraventa de inmuebles residenciales dan para mucho, ardor de ojos incluido. Al acabar y confirmar que la profesora lo había recibido correctamente (en mis años novatos tuve un pequeño percance con eso, y desde entonces no-me-fío-un-pe-lo) me levanté de la silla, apagué el ordenador, miré con cara de tristeza a mis compañeros y crucé la puerta. La dejé abierta, porque el resto de mis compañeros estaban a media traducción, musité un «ánimos, chicos» y me fui.

Más tarde, en el tren de camino a casa, visualicé ese momento y pensé que en realidad era una bonita metáfora. Las puertas no se cierran a menos que uno no espere ya que salga nada de bueno de ellas, y este no es para nada el caso.

Porque el posgrado de traducción jurídica de la Universitat Autònoma de Barcelona, o esos nueve meses de teoría sobre los sistemas jurídicos, de traducción de contratos, estatutos, testamentos e incluso patentes, han dado para mucho. Aunque, por momentos, los conceptos se amontonaran encima de nuestras cabezas, y de tanto bulto y tanto empuje pareciera imposible que llegaran a traspasar nuestro córtex cerebral, tuve siempre muy presente que cada idea, cada consejo, cada explicación, además de una razón de ser, tenía además un sentido práctico. Como muy bien dijo Anabel Borja Albí, no hay que ponerse nervioso, y el tiempo hará que todo lo recibido durante las clases se vaya posando. Me gustó mucho esa idea, que inmediatamente la asocié con el café humeante de primera hora de la mañana; solo hay que dejar que repose un par de minutos para gozar de su textura y sabor en plenitud.

Además, el ambiente entre los compañeros fue muy bueno; éramos un grupo reducido, de solo 17 estudiantes, por lo que las clases eran grupales, participativas y muy enriquecedoras. La mayoría proveníamos de Traducción e Interpretación, pero había 3 chicas de Filología y 2 más de Derecho. Esta mezcla de estudios, perfiles y experiencias profesionales tan diversas fueron un punto a favor de mi aprendizaje, ya que aprendí tanto de mis compañeros como de los profesores. Y eso es impagable.

Puesto que, como he mencionado al principio, mi despedida fue tan mustia como mal programada, quería lanzar un shout out bien alto y orgulloso a mis dieciséis compañeros, por el apoyo comunitario, las bromas sectarias que sólo los traductores queremos y logramos entender, las cenas, los cafés al sol y los cientos de momentos que, dentro o fuera de clase, han hecho de este año un gozo.

 

Como llevo un mes de ajetreo físico y mental bastante intenso, se han ido colando los días y las semanas (¡ay madre!) sin entradas en el blog, y no es por faltas de ganas o ideas, pues tengo en mente hablar sobre tres o cuatro temas en breve.

Así que, a modo de avance, y de declaración jurada virtual por mi parte, me he propuesto publicar una entrada con una explicación más pormenorizada del posgrado, donde trataré de explicar las condiciones de matrícula y los trámites, así como los profesores de cada bloque y las materias trabajadas durante el curso (además de algunas novedades para el año que viene e información que probablemente los interesados en el posgrado desconozcan… ¡sorpresa!). Espero que sea de utilidad para aquellos interesados en este ámbito de la traducción, tanto si ya han decidido matricularse para el próximo curso como si aún tienen dudas.